La provincia de Huelva



En Andalucía, el sur de España, la provincia de Huelva es la única cuya costa es totalmente atlántica. Sus interminables playas son de arena fina. Su sierra es suave y amable, con dehesas de encinas y alcornoques. Y entre unas y otra, vastos terrenos de cultivo que aprovechan sus fértiles tierras y la bondad de su clima, mediterráneo con influencias del atlántico. Un clima único con una temperatura moderada y abundantes horas de sol todo el año.

La riqueza de una tierra así ha sido ambicionada y trabajada por distintas culturas a lo largo de la historia. La enigmática civilización tartésica, turdetanos, romanos, visigodos, musulmanes… Todas supieron conseguir lo mejor de sus aguas, su sol y su tierra.

Por eso, la provincia de Huelva es madre de excelentes materias primas, de auténticas joyas gastronómicas muy apreciadas en todo el mundo: jamón ibérico, gamba blanca y marisco, fresas, frambuesas, arándanos y moras, vinos del condado.

El aceite de oliva virgen extra durante mucho tiempo ha sido el gran desconocido dentro de las joyas gastronómicas de Huelva. El aire de la sierra y la brisa del mar atlántico aportan un inconfundible sabor afrutado a uno de los mejores virgen extra del mundo, gracias al esfuerzo que durante tantos años han llevado a cabo las COOPERATIVAS de Huelva.